Secuelas cicatriciales

La Cirugía Estética permite la corrección de múltiples secuelas cicatriciales a nivel corporal.

Aunque las cicatrices son la forma normal de curación del organismo ante las heridas, con frecuencia ocasionan limitaciones funcionales o bien son estéticamente inaceptables. El tratamiento de una cicatriz debe ser diferente si se trata de corregir un defecto funcional causado por la cicatriz (por ejemplo, la imposibilidad de cierre de un párpado) que si se trata de mejorar una situación estética.

Para valorar una cicatriz hay que tener en cuenta su aspecto, su origen y su situación en el cuerpo. Igualmente importante es conocer las expectativas del paciente para ser más o menos agresivo con esta lesión y recomendar un tratamiento u otro.

Existen zonas en las cuales es importante señalar que existe un mayor riesgo de ensanchamiento de la cicatriz como es el caso de la espalda, de cicatriz hipertrófica-queloide como es el caso de la zona supraclavicular… Todo ello, con el objetivo de individualizar cada caso y decidirnos por la mejor alternativa (excisión de la cicatriz, dermoabrasión, Z plastias o W plastias, infiltración de corticoides…)