MAMA TUBEROSA

Las mamas tuberosas se producen por una anomalía en el desarrollo mamario. Creciendo en una base de implantación demasiado estrecha.

Como consecuencia de ello, estas mamas presentan  un polo inferior corto y una forma “tubular”. Además estas mamas suelen estar herniadas a través de la areola, siendo esta demasiado grande.

En un alto porcentaje de casos estas mamas son además asimétricas, de manera que en una mama la anomalía es más acusada que en la otra o existen evidentes diferencias de volumen.

La intervención

Estas mamas precisan de un tratamiento específico, y para ello es fundamental haberlas diagnosticado correctamente.

Esta intervención se realiza bajo anestesia general.

Es necesario aportar a la mama una  base de implantación normal, colocando una prótesis de la anchura adecuada. Además hay que realizar una redistribución del tejido mamario existente y, generalmente, reducir el tamaño de las areolas.

En los casos en que estas mamas, además, son asimétricas, tendremos que realizar diversas técnicas y utilar prótesis de diferentes dimensiones en cada mama, para obtener la mayor simetría posible.

Recuperación

Después de la intervención la paciente deberá llevar un sujetador especial y una banda pectoral.

Somos partidarios de una incorporación rápida a la vida normal aproximadamente a la semana de la intervención. Aunque su incorporación al trabajo dependerá de la actividad que desarrolle.

Las únicas limitaciones que tendrá durante algún tiempo serán las de cargar peso y realizar actividades deportivas.

Abrir chat
Powered by