LIPOSUCCIÓN O LIPOESCULTURA

 

La liposucción o lipoescultura es la técnica que permite eliminar aquellos depósitos de grasa localizados en zonas específicas del cuerpo: abdomen, nalgas, caderas, muslos, rodillas, tobillos, cuello….

La liposucción no es un tratamiento de la obesidad, sino que está destinada a corregir aquellas regiones corporales en las cuales persisten acúmulos grasos localizados.

Aunque son dos alteraciones que coexisten con frecuencia, no se debe confundir la lipodistrofia con la celulitis. La celulitis es un trastorno que se manifiesta por la típica piel de naranja, pero no depende de la cantidad de grasa acumulada. Esta diferenciación es muy importante y hay que tenerla en cuenta ya que la liposucción combate la lipodistrofia, no la celulitis, aunque puede ayudar a mejorarla.

La intervención

 

Dependiendo de si la zona a tratar es muy localizada o más extensa, se utilizará anestesia local, epidural o general.

Tras la introducción de la solución anestésica a través de pequeñas incisiones de 3 o 4 mm se aspira el exceso de grasa mediante finas cánulas.

La lipoescultura, suele durar entre 1 y 3 horas, dependiendo de la zona y la cantidad de grasa a succionar.

En aquellos pacientes con piel poco elástica, esta técnica debe combinarse con otra operación adicional que además del exceso de grasa elimine también el exceso cutáneo.

Las cicatrices, que son muy pequeñas, se localizan estratégicamente en zonas fáciles de ocultar para que apenas se aprecien.

POSTOPERATORIO

 

El paciente suele ser dado de alta en el mismo día de la intervención.

Durante los primeros días del postoperatorio experimentará unas molestias que la mayoría de los pacientes las describen como la sensación que se tiene después de darse un golpe fuerte, o como agujetas intensas. Estas molestias son tolerables con los analgésicos habituales.

Pasados unos 3 o 7 días el paciente ya podrá reincorporarse a su vida laboral, siendo recomendable iniciar lo antes posible cierta actividad física para que la recuperación sea más rápida y la inflamación sea  menor.

Para ayudar a moldear la nueva figura, es necesario el uso de una prenda de presoterapia (faja) durante las siguientes 3 o 4 semanas.

Los resultados, comenzarán a observarse de forma paulatina pasados 1 o 2 meses, y no se apreciarán por completo hasta los seis meses.

Tras una liposucción los resultados son permanentes si posteriormente se cuida la alimentación y se practica ejercicio.