Tatuaje areola

Tatuaje de areola mastectomizada

Tatuaje de areola mastectomizada

Tatuaje de areola mastectomizada

«Esta es la parte del Tatuaje Reparador que más me apasiona, en la que auno los conocimientos en técnicas pictóricas, destreza en la creación de colores de areola personalizados, junto con la experiencia en tatuaje artístico de más de 23 años, que me permite ofrecer acabados hiperrealistas, para representar una areola lo más detallada, real y simétrica posible» – Sara Ortuzar

Técnica

Buscando el mejor resultado estético y la máxima durabilidad en el tiempo, la técnica que se emplea se basa en el tatuaje artístico, pero con adaptaciones específicas (maniobras, cabezales, maquinaria de última generación, etc…) para poder ofrecer una técnica segura para las pieles mastectomizadas que presentan lesiones o alteraciones en su estructura.

 

Se utiliza una amplia paleta de color personalizado para generar todos los detalles orgánicos que, trasladándolos al pecho mastectomizado, dan como resultado, una areola lo más natural posible, armonizando el conjunto.

 

Cuando se abordan casos de areolas sin el pezón reconstruido, se aplican un juego de luces y sombras para generar un pezón con sensación óptica de volumen y proyección.

 

Si existen cicatrices en la zona de aspecto blanquecino, podrán también ser tratadas para intentar igualar el color con la piel adyacente y de esta forma conseguir un camuflaje de la misma.

 

Sí la areola contralateral presenta cicatrices periareolares, también serán pigmentadas para mejorar el color y forma.

Antes y después del tatuaje de areola mastectomizada

antes y después tatuaje areola
antes y despues areola tatuaje

Para ayudar a que la sesión sea confortable y reducir la sensibilidad de la piel, previamente se aplicará una crema anestésica.

 

La incorporación a la rutina es inmediata y los cuidados posteriores son unas sencillas pautas de higiene para evitar infecciones y la aplicación de una crema cicatrizante específica para ayudar a la piel a su regeneración.

 

Con este tratamiento de baja agresividad y fácil curación es posible conseguir resultados muy naturales, evitando nuevas intervenciones, donde además otras zonas del cuerpo se ven afectadas y con riesgos de rechazo, entre otras complicaciones traumáticas.

 

Al recuperar la apariencia estética, armonía y simetría en la zona, se generan efectos psicológicos muy positivos para la persona que ha tenido que pasar por este proceso.